Suscríbete para recibir el aviso de nuevos contenidos

-

-

Visitas

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Redes Sociales

-

  • Julia Pino

Las sevillanas que no se bailaron

Actualizado: mar 10


Estaba frente al Teatro Romano de Málaga, disfrutando de una actuación de una compañía de danza española, cuyo nombre no logro acordarme. La propuesta era moderna y sorprendente. La coreografía era fruto de toda una búsqueda, que partía de la técnica española y amanecía en otros lugares, con formas y dinámicas diferentes, creativas.


Al terminar el espectáculo, una pareja que rondaría los 60 años se acercó a preguntarle a una técnico que andaba por allí que cuándo iban a bailar sevillanas y malagueñas las bailarinas. Ella le respondió que no iban a hacerlo, ya habían acabado.


El hombre, desconcertado, insistió de nuevo. No se explicaba el porqué la compañía, con castañuelas y tacones, no iba a bailar unas sevillanas antes de irse. Con menos paciencia, la técnica explicó a la pareja que aquella compañía era contemporánea, que el festival, en realidad, era de danza contemporánea, que por eso la compañía de danza española era moderna.


Al final, la técnica se fue y los dejó allí desconsolados. Yo me pregunté el porqué aquella pareja no habría disfrutado de la actuación o, más bien, por qué se conformaban con unas sevillanas, habiendo visto antes un espectáculo tan original.


Y la respuesta a aquella pregunta llegó rápido, pero solo porque siempre es la misma ante cualquier incapacidad de una persona para disfrutar de una obra de danza o de arte en general: tenemos una escasez colectiva de herramientas con las que poder entender la expresión artística.


En el artículo de Proyectos educativos en danza: una realidad creativa en construcción,

las autoras inciden en la necesidad de formar al espectador para acercarlo "a un mayor conocimiento de la cultura coreográfica que le permita disfrutar si cabe, en mayor medida, de los espectáculos".


Creo que esta es la clave para la creación de público de danza. Y en esta tarea es fundamental contar con el apoyo de los medios de comunicación y de políticas culturales y educativas. Y, así, en un universo paralelo, recordaría cómo se llamaba la compañía, en vez de las sevillanas que no fueron bailadas.




#periodismodanza #opinión #periodismo #periodismocultural #mediosdecomunicación #formaciónpúblico #agosto2019 #proyectoseducativos #políticasculturales #política

27 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now